desenlace de una historia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

desenlace de una historia

Mensaje  laila el Jue Abr 01, 2010 8:00 am

¡¡Hola a todos!!

Hace tiempo conté en algunos mensajes en el antiguo foro la historia que tenía con un chico. Se trataba de un amigo con derecho a roce con el que tuve una relación un tanto especial en la que hubo discusiones, enfados, celos y sentimientos confusos durante medio año. Pasado un tiempo los dos nos fuimos a vivir a ciudades diferentes y seguimos manteniendo el contacto durante un año hasta que un buen día mi trabajo me llevó a la misma ciudad que él. Tras contarle que me mudaba se alegró tanto que me invitó a vivir con él y otros dos amigos en un piso nuevo. Tuve mil dudas con respecto a esta decisión, pero finalmente acepté a pesar de mis miedos porque sabía con certeza que algo pasaría entre los dos. Y pasó. Al igual que ambos habíamos ocultado nuestra relación en la ciudad anterior, lo mismo hicimos en nuestro lugar de residencia, así que en el piso la relación era totalmente secreta y tanto! Nuestros compañeros tardaron meses en darse cuenta! Los dos nos escabulliámos silenciosamente a la noche en nuestras habitaciones. En las primeras semanas nos encontrábamos algunos días hasta que en apenas un mes empezamos a dormir siempre juntos. Poco a poco la amistad se iba convirtiendo en otra cosa sin apenas darnos cuenta y por esa misma razón existía una ambigüedad tremenda en nuestra relación. Empezamos a discutir por tonterías, a estar días sin hablarnos, incluso nos planteamos dejarlo varias veces, pero al final nos dábamos cuenta que no podíamos estar separados y siempre nos reconciliábamos con un mayor sentimiento de unión. Sin embargo la relación estaba siempre oculta. Él me presentaba como una amiga incluso cuando ya todo el mundo sabía lo nuestro, lo cual me sentaba como un tiro, como que no era ninguna mujer importante en su vida. Nunca me dijo nada en torno a sus sentimientos y tenía actiudes muy defensivas e incluso evasivas, por lo que no sabía si realmente me quería o no. Para mí aquello llegó a ser insoportable pero tenía la duda y la esperanza de que él cambiara y se abriera de una vez por todas, que me dejara ver lo que sentía.

Pasado un año nos fuimos quedando uno a uno sin trabajo en el piso, así que cada cual empezó a plantearse qué hacer de su vida, adónde ir. Yo me planteé volver a mi tierra (donde nos conocimos) pero él me decía que para qué, que lo mismo que hacía allá lo podía hacer aquí. En poco tiempo él va a mi tierra de vacaciones y mientras él está de viaje nuestros amigos me dicen que él estaba ojeando el tema de los pisos y del trabajo por allí para irnos los dos. Él a mí no me lo llegó a decir nunca. Sin embargo todos me decían que él se marcharía adonde yo fuera, que él estaba a la expectativa de mis movimientos. Para mí todo aquello era muy confuso porque él no daba muestras de quererme pero sí hacía cosas por mí, ¿qué puedes pensar cuando te pasa esto? Justo cuando yo me quedé sin trabajo me propuso para mi sorpresa que nos fuéramos a vivir a otro sitio totalmente diferente en el que él tenía amigos y había mucho trabajo. Y así fue!! Nos marchamos juntos a otra ciudad. En los primeros meses vivimos con sus amigos. Ellos tenían una habitación libre, así que nos instalamos allí. Por supuesto y desde un principio todo el mundo daba por sentado que éramos pareja...pero para él yo no era su novia llevando por entonces un año juntos. Los primeros meses fueron terribles, hasta el punto de que muchas veces prefería no verlo. Me empecé a cansar del papel de amiga delante de los demás y del papel de novia estando a solas, demasiada ambigüedad para mi gusto. Tras hablarlo él parecía pasar de todo. Me decía que yo no era su novia, que eso era algo muy serio para él, que no le salía ser más cariñoso... En fin, visto esto me dije "¿y yo para qué estoy con esta persona si no le importo?" y decidí dejarlo en poco tiempo. Dada mi decisión empecé a ser más fría y distante con él y a mirar pisos mientras intentaba digerir el mal trago.

¿Cómo creeis que acabó todo esto? Un desastre, no?

Pues no. Un día él se me plantó delante super cariñoso y empezó a decirme que siempre me había querido, que no quería perderme, que iba a cambiar, que no me había valorado como me merecía, que quería dedicarme siempre los domingos, que a partir de ahora sería más cariñoso conmigo y que quería que nos fuéramos a vivir él y yo solos a un piso. Dijo que cambiaría y cambió. Desde entonces empezó a mostrarse en actitud cariñosa delante de los demás, a llevarme de la mano, a ser más comunicativo...

La experiencia en nuestro nuevo piso empezó fatal. Llegamos enfadados del otro piso y sembramos la semilla de la discordia en nuestro recién estrenado hogar. Siempre con enfados, discusiones, malentendidos y el eterno tema: que yo era su amiga. Tras unas estresantes discusiones y una tensión tremenda en la casa él quiso dejarme y yo no le puse pegas, pero sí aproveché para decirle todo lo que tenía que decir: que estaba harta de no ser nadie para él, que no se dejaba querer, que me ponía obstáculos para acercarme a él y por supuesto, que yo necesitaba cariño y que si él no podía o no quería darme eso que no había problema, algún día lo encontraría en otra parte. Sé que todo lo que le dije lo escuchó y lo comprendió. Y bien que lo comprendió! Quería dejarme y finalmente me pide perdón, que va a cambiar, que tengo razón en todo, que le dé otra oportunidad, que quiere ser cariñoso conmigo y quererme... ¡Y cambió, otra vez!

Ya llevamos dos años juntos después de toda esta historia y os puedo decir que somos muy felices a pesar de lo que nos costó llegar hasta aquí. Ambos nos queremos, nos damos cariño, atención, sentido del humor... y tantas otras cosas!! Somos pareja oficialmente tanto para nuestros amigos como para nuestras familias y sin lugar a dudas no podemos vivir separados.

Visto el desenlace os quiero decir que esta historia se puede aplicar a muchas otras más y que, ante todo, hay que tener claro que los miedos no son buena compañía. Esta historia muestra a dos personas con mucho miedo al amor, y bien que lo sabemos los dos. Nos enfrentamos a nuestros sentimientos para evitar ser vulnerables ante el otro en el amor, para evitar sufrir...otra vez. Él era muchísimo más cerrado que yo y tuve que tener una paciencia y una comprensión descomunal. De esto se puede aprender que incluso una persona tan sumamente hermética como mi novio puede llegar a abrirse y mostrar lo mejor de sí mismo. De él yo he aprendido a descifrar nuevos códigos, y aunque él no es de palabras bonitas, me ha demostrado por medio de acciones el amor que siente por mí y la verdad... las palabras se las lleva el viento pero las acciones quedan. Si alguien se encuentra en una situación así que se fije más en lo que hace el otro que en lo que dice y ahí uno verá los auténticos sentimientos. Decía Aldous Huxley algo así como que "el miedo espanta el amor y el amor espanta el miedo" y os puedo decir que es totalmente cierto. No dejeis nunca que se os pase una buena oportunidad con una persona, porque esas oportunidades no se dan continuamente y uno puede llegar a arrepentirse incluso para el resto de su vida. Armaros de paciencia si es una persona difícil siempre que no se os falte al respeto. Con comunicación, paciencia, tolerancia, cariño y respeto se puede llegar hasta la otra persona y vivir una relación muy buena. También tenemos que darles una oportunidad a los que les da pánico amar, no?

Gracias por haberme leído, jajajaaa. Mucho ánimo para todos en estas situaciones difícles, que no hay nada imposible!!! Nos vemos por el foro. Saludos!!

laila
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: desenlace de una historia

Mensaje  lindatusan el Sáb Mayo 29, 2010 4:02 pm

laila escribió:¡¡Hola a todos!!

Hace tiempo conté en algunos mensajes en el antiguo foro la historia que tenía con un chico. Se trataba de un amigo con derecho a roce con el que tuve una relación un tanto especial en la que hubo discusiones, enfados, celos y sentimientos confusos durante medio año. Pasado un tiempo los dos nos fuimos a vivir a ciudades diferentes y seguimos manteniendo el contacto durante un año hasta que un buen día mi trabajo me llevó a la misma ciudad que él. Tras contarle que me mudaba se alegró tanto que me invitó a vivir con él y otros dos amigos en un piso nuevo. Tuve mil dudas con respecto a esta decisión, pero finalmente acepté a pesar de mis miedos porque sabía con certeza que algo pasaría entre los dos. Y pasó. Al igual que ambos habíamos ocultado nuestra relación en la ciudad anterior, lo mismo hicimos en nuestro lugar de residencia, así que en el piso la relación era totalmente secreta y tanto! Nuestros compañeros tardaron meses en darse cuenta! Los dos nos escabulliámos silenciosamente a la noche en nuestras habitaciones. En las primeras semanas nos encontrábamos algunos días hasta que en apenas un mes empezamos a dormir siempre juntos. Poco a poco la amistad se iba convirtiendo en otra cosa sin apenas darnos cuenta y por esa misma razón existía una ambigüedad tremenda en nuestra relación. Empezamos a discutir por tonterías, a estar días sin hablarnos, incluso nos planteamos dejarlo varias veces, pero al final nos dábamos cuenta que no podíamos estar separados y siempre nos reconciliábamos con un mayor sentimiento de unión. Sin embargo la relación estaba siempre oculta. Él me presentaba como una amiga incluso cuando ya todo el mundo sabía lo nuestro, lo cual me sentaba como un tiro, como que no era ninguna mujer importante en su vida. Nunca me dijo nada en torno a sus sentimientos y tenía actiudes muy defensivas e incluso evasivas, por lo que no sabía si realmente me quería o no. Para mí aquello llegó a ser insoportable pero tenía la duda y la esperanza de que él cambiara y se abriera de una vez por todas, que me dejara ver lo que sentía.

Pasado un año nos fuimos quedando uno a uno sin trabajo en el piso, así que cada cual empezó a plantearse qué hacer de su vida, adónde ir. Yo me planteé volver a mi tierra (donde nos conocimos) pero él me decía que para qué, que lo mismo que hacía allá lo podía hacer aquí. En poco tiempo él va a mi tierra de vacaciones y mientras él está de viaje nuestros amigos me dicen que él estaba ojeando el tema de los pisos y del trabajo por allí para irnos los dos. Él a mí no me lo llegó a decir nunca. Sin embargo todos me decían que él se marcharía adonde yo fuera, que él estaba a la expectativa de mis movimientos. Para mí todo aquello era muy confuso porque él no daba muestras de quererme pero sí hacía cosas por mí, ¿qué puedes pensar cuando te pasa esto? Justo cuando yo me quedé sin trabajo me propuso para mi sorpresa que nos fuéramos a vivir a otro sitio totalmente diferente en el que él tenía amigos y había mucho trabajo. Y así fue!! Nos marchamos juntos a otra ciudad. En los primeros meses vivimos con sus amigos. Ellos tenían una habitación libre, así que nos instalamos allí. Por supuesto y desde un principio todo el mundo daba por sentado que éramos pareja...pero para él yo no era su novia llevando por entonces un año juntos. Los primeros meses fueron terribles, hasta el punto de que muchas veces prefería no verlo. Me empecé a cansar del papel de amiga delante de los demás y del papel de novia estando a solas, demasiada ambigüedad para mi gusto. Tras hablarlo él parecía pasar de todo. Me decía que yo no era su novia, que eso era algo muy serio para él, que no le salía ser más cariñoso... En fin, visto esto me dije "¿y yo para qué estoy con esta persona si no le importo?" y decidí dejarlo en poco tiempo. Dada mi decisión empecé a ser más fría y distante con él y a mirar pisos mientras intentaba digerir el mal trago.

¿Cómo creeis que acabó todo esto? Un desastre, no?

Pues no. Un día él se me plantó delante super cariñoso y empezó a decirme que siempre me había querido, que no quería perderme, que iba a cambiar, que no me había valorado como me merecía, que quería dedicarme siempre los domingos, que a partir de ahora sería más cariñoso conmigo y que quería que nos fuéramos a vivir él y yo solos a un piso. Dijo que cambiaría y cambió. Desde entonces empezó a mostrarse en actitud cariñosa delante de los demás, a llevarme de la mano, a ser más comunicativo...

La experiencia en nuestro nuevo piso empezó fatal. Llegamos enfadados del otro piso y sembramos la semilla de la discordia en nuestro recién estrenado hogar. Siempre con enfados, discusiones, malentendidos y el eterno tema: que yo era su amiga. Tras unas estresantes discusiones y una tensión tremenda en la casa él quiso dejarme y yo no le puse pegas, pero sí aproveché para decirle todo lo que tenía que decir: que estaba harta de no ser nadie para él, que no se dejaba querer, que me ponía obstáculos para acercarme a él y por supuesto, que yo necesitaba cariño y que si él no podía o no quería darme eso que no había problema, algún día lo encontraría en otra parte. Sé que todo lo que le dije lo escuchó y lo comprendió. Y bien que lo comprendió! Quería dejarme y finalmente me pide perdón, que va a cambiar, que tengo razón en todo, que le dé otra oportunidad, que quiere ser cariñoso conmigo y quererme... ¡Y cambió, otra vez!

Ya llevamos dos años juntos después de toda esta historia y os puedo decir que somos muy felices a pesar de lo que nos costó llegar hasta aquí. Ambos nos queremos, nos damos cariño, atención, sentido del humor... y tantas otras cosas!! Somos pareja oficialmente tanto para nuestros amigos como para nuestras familias y sin lugar a dudas no podemos vivir separados.

Visto el desenlace os quiero decir que esta historia se puede aplicar a muchas otras más y que, ante todo, hay que tener claro que los miedos no son buena compañía. Esta historia muestra a dos personas con mucho miedo al amor, y bien que lo sabemos los dos. Nos enfrentamos a nuestros sentimientos para evitar ser vulnerables ante el otro en el amor, para evitar sufrir...otra vez. Él era muchísimo más cerrado que yo y tuve que tener una paciencia y una comprensión descomunal. De esto se puede aprender que incluso una persona tan sumamente hermética como mi novio puede llegar a abrirse y mostrar lo mejor de sí mismo. De él yo he aprendido a descifrar nuevos códigos, y aunque él no es de palabras bonitas, me ha demostrado por medio de acciones el amor que siente por mí y la verdad... las palabras se las lleva el viento pero las acciones quedan. Si alguien se encuentra en una situación así que se fije más en lo que hace el otro que en lo que dice y ahí uno verá los auténticos sentimientos. Decía Aldous Huxley algo así como que "el miedo espanta el amor y el amor espanta el miedo" y os puedo decir que es totalmente cierto. No dejeis nunca que se os pase una buena oportunidad con una persona, porque esas oportunidades no se dan continuamente y uno puede llegar a arrepentirse incluso para el resto de su vida. Armaros de paciencia si es una persona difícil siempre que no se os falte al respeto. Con comunicación, paciencia, tolerancia, cariño y respeto se puede llegar hasta la otra persona y vivir una relación muy buena. También tenemos que darles una oportunidad a los que les da pánico amar, no?

Gracias por haberme leído, jajajaaa. Mucho ánimo para todos en estas situaciones difícles, que no hay nada imposible!!! Nos vemos por el foro. Saludos!!

Very Happy Hola Laila, que intensa tu historia...me parecía una novela, woaooo! en realidad nosotras las mujeres somos mas decididas, los hombres con ese tema de tener miedo a expresar sus sentimientos o no querer hacerlo por verguenza hacen que a veces una se canse, pero es cierto que mientras mas uno (a) este detrás del otro(a) como tonto(a) la pareja se da como si todo estuviera bien, pero cuando comienza a darse cuenta que ya lo van a perder recien reaccionan, a mi me pasó algo muy similar a lo tuyo, pero no llegamos al punto de convivir sin embargo fue igual que no eramos novios ante los demás (aunq todo pasaba) por ello sentía que perdía mi valioso tiempo, ahora me río y recuerdo, solo somos muy buenos amigos y él esta a punto de casarse, por lo que a comparación de tu relato, él no era para mi.
Lo más valioso de tu historia es que como tu dices si una esta convencida y sabes lo que quieres luchar hasta el último y si esa persona es para tí, serás Feliz plenamente.
avatar
lindatusan

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 24/05/2010
Edad : 35
Localización : Lima, Peru

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.